Escalamiento israelí en la Mezquita de Al-Aqsa

In Reportes

Durante la última década, existe una escalada de violaciones israelíes a la Mezquita de Al-Aqsa. Tras una campaña de incitación dirigida por miembros del Gobierno israelí y financiada tanto por el Estado de Israel como por varias organizaciones no gubernamentales extranjeras, miles de extremistas han intentado cambiar el status quo de la mezquita Al-Aqsa.

La mezquita de Al-Aqsa no sólo representa uno de los lugares más sagrados de Palestina, sino uno de los pocos lugares donde los palestinos son relativamente libres en la capital palestina ocupada. Con un gobierno extremista de extrema derecha centrado en convertir una cuestión política en un conflicto religioso, los ataques a la Mezquita de Al-Aqsa se producen de la mano con los llamamientos para el reconocimiento de Israel como Estado judío. Conflictos deliberados de la cuestión de la soberanía con las reclamaciones religiosas a los lugares sagrados, por parte del gobierno israelí, exacerba aún más una situación ya muy tensa.

Fondo

Alrededor de 1.700 millones de musulmanes alrededor del mundo, símbolo de todos los palestinos, el complejo de la Mezquita Al-Aqsa / Haram al-Sharif contiene la mezquita Al Qibli, la Cúpula de la Roca, fuentes de ablución, espacios abiertos para la oración y monumentos. Esta área entera, encerrada por las paredes, abarca 144 dunums (casi 36 acres) y forma el complejo de la mezquita de Al-Aqsa.

La mezquita es propiedad de todos los musulmanes y bajo la custodia y la jurisdicción administrativa del Waqf islámico del Ministerio jordano de Propiedades Sagradas. Territorialmente, la mezquita se extiende hasta el centro de la tierra y hacia arriba en el espacio aéreo sobre ella.

El status quo ha sido confirmado durante el mandato británico en 1930. En 1967, durante su ocupación más amplia de Occidente Israel y la Franja de Gaza, Israel tomó el control del muro al-Buraq y destruyó el barrio de Al-Mughrabi, incluyendo dos mezquitas y 135 casas, dejando a 650 musulmanes palestinos sin hogar, con el objetivo de crear una gran plaza frente a El Muro para los fieles judíos.

Desde entonces, y a pesar de los reiterados compromisos de respetar el statu quo, los gobiernos israelíes consecutivos continúan llevando a cabo ataques armados contra el complejo, socavando así el statu quo.

El Acuerdo de Status Quo desde 1967

Lo que sigue es un esbozo del acuerdo del status quo desde la ocupación militar de Israel en Jerusalén Este:

  • Cualquier excavación o mantenimiento de la mezquita de Al Aqsa será llevada a cabo por el Waqf islámico.
  • Los turistas (no musulmanes) de todas las nacionalidades y religiones son permitidos en el complejo de la mezquita siempre que sigan las reglas a las cuales todos los turistas a las mezquitas deben adherirse. Como tal, a los no musulmanes no se les permite orar en el recinto y cualquier visita a la mezquita de Al Aqsa debe ser acordada y coordinada por el Waqf islámico. Mientras que los musulmanes pueden entrar en cualquier momento, el waqf islámico ha reservado tres horas en la mañana y cuatro horas en la tarde para visitas turísticas.
  • La única entrada a la mezquita de Al Aqsa a través de la cual se permite a los israelíes entrar es la Puerta de Al-Magharbeh, situada en el centro del muro de Buraq, mientras que los musulmanes pueden entrar en la mezquita de Al Aqsa a través de todas las puertas. En cuanto a los turistas, se acordó que se les permitiría la entrada a través de tres puertas: la Puerta de Al-Magharbeh, la Puerta de la Cadena y la Puerta del Comerciante de Algodón.
  • La policía israelí debe ser colocada fuera de las puertas que rodean el complejo. Los guardias Waqf deben ser colocados dentro de las puertas que rodean el complejo y deben asumir responsabilidad dentro del recinto.

Violaciones del “statu quo”:

Ha habido un creciente control israelí sobre el estado dentro del complejo de la Mezquita de Al Aqsa. Por el contrario, el nuevo “status quo” definido por Israel ha degradado en gran medida el estatus de los musulmanes y los palestinos en el recinto.

  • La policía israelí está ahora estacionada dentro del recinto de Al Aqsa, controlando la mezquita y limitando la entrada palestina, prohibiendo colectivamente a los musulmanes menores de 45 años entrar o rezar dentro de la mezquita. Israel incluso ha ido tan lejos como para cerrar el complejo a todos los palestinos. Los actos constituyen una violación expresa de la libertad de culto y expresión.
  • La policía israelí sólo permite la entrada de turistas (no musulmanes) a través de la Puerta de Al-Magharbeh sin ningún acuerdo o coordinación con el Waqf islámico.
  • La policía israelí incluso ha promulgado medidas de ejecución relativas a la planificación, la construcción y las antigüedades en el Compuesto. El Gobierno israelí, a través de las Autoridades Israelíes de Antigüedades, está amenazando la integridad de este sitio sagrado a través de sus excavaciones.
  • El gobierno israelí, a través de la policía israelí en la Jerusalén oriental ocupada, ha permitido a los líderes de colonos israelíes ilegales, junto con otros extremistas israelíes, invadir el complejo de Al Aqsa, escoltado por la policía israelí.
  • Muchos líderes de los colonos continúan incitando contra este sitio sagrado, y consecuentemente provocan los temores, la ira y las emociones de los palestinos. El gobierno israelí ha permitido a los colonos extremistas entrar en la mezquita, constituyendo otra infracción de la custodia del Waqf y una violación de la obligación de Israel como potencia ocupante de mantener el orden público y la vida civil en el territorio ocupado.

Últimos eventos

La decisión israelí de cerrar la mezquita de Al-Aqsa a los musulmanes palestinos en respuesta a un reciente incidente fuera de sus puertas, que resultó en la muerte de dos policías israelíes y la lesión de un tercero, es muy peligrosa, ya que representa un cambio unilateral en El status quo de la mezquita Al-Aqsa.

El cierre de la mezquita Al-Aqsa duró 48 horas. Las autoridades israelíes cerraron las entradas de la Ciudad Vieja de Jerusalén, impidiendo a los palestinos entrar o salir de la ciudad. Las cercas de hierro se colocaron alrededor de las puertas de la Ciudad Vieja.Las estimaciones preliminares, según el director del Waqf de Jerusalén, de que 60 puentes de puertas y pozos han sido destruidos. No se sabe si las autoridades israelíes han plantado cámaras de vigilancia o cualquier otro dispositivo, o se han incautado de cualquier documento.

Tras la decisión de las autoridades israelíes de reabrir parcialmente el complejo a los palestinos, las llaves de las puertas del complejo de la mezquita de Al-Aqsa fueron devueltas al Waqf islámico, después de instalar las puertas electrónicas en Al Asbat, Al Majles, Silsileh Gates mientras cerraba el resto de las puertas. Los empleados del Waqf se negaron a entrar a través de estas puertas, y continuaron reuniéndose en las entradas de las puertas de la Mezquita Aqsa.

Ley internacional

La Ciudad Vieja de Jerusalén es una parte integral de Jerusalén oriental ocupada. En virtud del Cuarto Convenio de Ginebra, la Potencia ocupante adoptará medidas para proteger los derechos religiosos de los que ocupan. Además, se han aprobado numerosas resoluciones de la ONU en las que se reitera específicamente el derecho internacional relativo a los derechos religiosos y se prohíbe que Israel adopte medidas para cambiar el estatuto de lugares sagrados en Jerusalén, y deplora la profanación de Al-Aqsa.

A pesar de que Israel ha estado tratando de cambiar el status quo de la ciudad ocupada desde 1967, la comunidad internacional nunca ha reconocido la soberanía israelí sobre la capital palestina ocupada. Resoluciones 476 y 478 del Consejo de Seguridad en las secciones pertinentes:

“Las medidas legislativas y administrativas y las medidas adoptadas por Israel, la Potencia ocupante, quepretenden alterar el carácter y el estatuto de la Ciudad Santa de Jerusalén no tienen validez jurídica y constituyen una violación flagrante del Cuarto Convenio de Ginebra relativo a la Protección de personas civiles en tiempo de … [y] todas aquellas medidas que han alterado el carácter geográfico, demográfico e histórico y la condición de la Ciudad Santa de Jerusalén son nulas y sin efecto y deben ser rescindidas de conformidad con las resoluciones pertinentes de la Consejo de Seguridad”

Los intentos israelíes de cambiar el status quo de Al-Aqsa son un intento de cambiar el estatus de toda la ciudad. Está vinculado también a las restricciones a la libertad de culto impuestas a los cristianos palestinos ya otras políticas israelíes encaminadas a desplazar forzosamente a los palestinos de su patria, un crimen contra la humanidad en virtud del derecho internacional.

Además, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) consagra el derecho a la libertad de religión para todos. Las acciones israelíes en la mezquita de Al Aqsa constituyen una violación de la dignidad humana y un castigo colectivo sobre la libertad de culto y la libertad de movimiento.

Por último, el intento israelí de anexar Jerusalén de manera efectiva e ilegal como la “capital eterna e indivisible del pueblo judío” refleja una política israelí sistemática de judaizar Jerusalén, cambiando así el significado histórico de la tierra y negando cualquier reclamo no judío a la ciudad.

Conclusión

Los cierres israelíes de la Mezquita de Al-Aqsa no son eventos aislados, sino parte de una política israelí bien estructurada para apropiarse de la Jerusalén oriental ocupada como una ciudad exclusivamente judía. Los ataques a los derechos de los palestinos de adorar libremente, tanto cristianos como musulmanes, no pueden separarse de otras políticas como la expansión de asentamientos, demoliciones de hogares, desalojos y la impunidad otorgada a las fuerzas de ocupación ya los colonos ilegales que atacan a los residentes palestinos diariamente. Tales acciones sistemáticas y provocativas en la Jerusalén ocupada amenazan cualquier perspectiva de una solución pacífica acordada entre Palestina e Israel.

El Estado de Palestina requiere protección para el pueblo palestino bajo ocupación y para que cada estado asuma su responsabilidad bajo el derecho internacional y el regreso a los arreglos previos a septiembre de 2000 con respecto al Conjunto de la Mezquita Al-Aqsa. Se deben imponer sanciones a Israel por las violaciones en curso al derecho internacional, incluido el derecho a adorar.

Hacemos un llamamiento a los Estados para que exijan a Israel que cese sus políticas que provoca violencia y crea disturbios. Israel también debe respetar la custodia del Waqf sobre todo el Compuesto Al Aqsa y el derecho de los palestinos al libre acceso al Compuesto. Además, hacemos un llamamiento a los Estados ya la sociedad civil para que se desprendan de las empresas que se benefician de la ocupación israelí, incluyendo la adopción de medidas contra ciertas organizaciones no gubernamentales que promueven el odio, la incitación y la colonización de la Palestina ocupada, Ciudad Vieja.

Unete a nuestra lista de correos!

Quieres mantenerte informado?

You may also read!

Muralistas por Palestina

Un mensaje de solidaridad de Chile con el pueblo palestino, con la participación de los muralistas durante la campaña

Read More...

Declaración Pública: La agresión israelí del 5 de junio de 1967

El 5 de junio de 1967, Israel lanzó una agresión contra los países árabes fronterizos demostrando su verdadera naturaleza

Read More...

Club Deportivo Palestino Andacollo

Durante el viaje de la delegación de la Embajada del Estado de Palestina en Chile, a las ciudades de La Serena, Coquimbo y Andacollo, nos encontramos

Read More...

Mobile Sliding Menu